CHEESECAKE AL MALBEC por ALINA MAILHOS

05/09/2018

CHEESECAKE AL MALBEC


Soy una eterna enamorada de las cosas dulces, para mi, nada se compara a un postre rico y bien hecho. Con el correr del tiempo y las horneadas fui cambiando, mezclando, descartando y haciendo mías cientos de recetas, algunas me las sé de memoria, otras siguen en constante metamorfosis.

Hoy les acerco mi receta preferida de Cheesecake (muy amablemente cedida por una tía a mi mamá, que me la cedió a mi y yo me dediqué a modificarla infinidad de veces). No tiene masa, está a mitad de camino entre un cheesecake y un soufflé, es cremoso y aireado a la vez y este tiene un toque de Malbec.

 

INGREDIENTES

 

- 500 gr queso crema (mientras más consistente, mejor)

- 250 gr crema de leche

- 3 yemas

- 50 gr almidón de maiz

- 1 cuch ralladura de naranja

- 3 claras

- 200 gr de azúcar

- 100 cc de vino (yo uso Malbec, pero pueden utilizar el que ustedes prefieran)

- Frutos rojos, frutas asadas o mermelada a gusto.

 

 

Enmantecamos y azucaramos un molde de torta de 28 x 10 cm (que no sea desmontable) y lo reservamos en la heladera. Precalentamos el horno a temp. media y preparamos una fuente grande para cocinar el cheesecake a Baño María.

En una olla pequeña o jarrito colocamos el vino y el azúcar, lo llevamos a fuego directo para hacer un almíbar. Debe llegar a 120ºC o a punto de bolita dura.

En un bowl mezclamos el queso, crema de leche, yemas, ralladura de naranja y almidón de maiz, incorporamos todo con espátula o batidor y reservamos.

Cuando el almibar esté llegando a la temperatura que necesitamos, en un bowl limpio comenzamos a batir las claras con una pizca de sal (pueden usar batidora de pie o manual o batirlo a mano). Batimos a punto nieve y agregamos en forma de hilo, bien pegado a la pared del bowl, el almíbar. Seguimos batiendo hasta que la consistencia sea firme y brillante.

Agregamos el merengue a la mezcla de queso crema, lo hacemos en tres etapas y con movimiento envolvente. Colocamos la mezcla en nuestro molde azucarado y lo ponemos sobre la fuente para Baño María (lo mejor es poner servilletas de papel entre las dos fuentes para que, al calentarse el agua, las burbujas no golpeen y salpiquen). Ponemos el agua en la fuente hasta la mitad del molde de torta y llevamos a horno por 1 hora y media o hasta que esté dorado y se despegue del molde al inclinarlo suavemente.

Una vez que lo retiramos del horno lo dejamos enfriar por 30 minutos antes de desmoldarlo. Lo desmoldamos sobre una linda fuente (hay que hacer como con el flan, rápido y sin miedo!!) y lo dejamos enfriar por completo antes de ponerle la fruta o mermelada arriba.

Hay que tener paciencia, ¡¡pero les prometo que vale la pena!! El que se anime y lo haga, puede subir su foto a nuestra página de Facebook.

Prueben cosas nuevas, cosas distintas y cocinen con vino…

 

¡Nos leemos la próxima semana!

 

Por Alina Mailhos